Categorías de huevos: ¿Por qué los huevos de nuestras gallinas son camperos y no ecológicos?

Te explicamos cuáles son las diferentes categorías de huevos de gallina, otras formas de clasificarlos y por qué nuestros huevos son camperos y no ecológicos.

Nuestros huevos se enmarcan dentro de la categoría 1 y no 0, pero debes saber por qué

Los huevos de gallina que consumimos se catalogan en función unas características y parámetros concretos establecidos a nivel europeo. Esta clasificación es reflejada mediante un código en los cartones de los huevos y, en algunos casos, en su misma cáscara -aunque esto no siempre ocurre, al no ser de obligatorio cumplimiento-.

Estos códigos, compuestos por una sucesión de números y letras, nos informan sobre la procedencia de los mismos, así como de la trazabilidad del producto, utilizada en el caso de que sea necesario localizar una partida dañada o en mal estado. Además de ofrecer información al consumidor sobre cómo son las condiciones en las que viven las gallinas y el tipo de comida que ingieren.

Cómo leer el código de los huevos de gallina

Todos estos códigos, además de las normas de producción, comercialización, etiquetado e higiene de los huevos hacen referencia al Modelo Europeo de Producción, dentro de la normativa de la Unión Europea. Estas pautas vienen cumpliéndose desde 1987, cuando Europa comenzó a dar especial relevancia a la protección de los animales de granja a través de una serie de preceptos comunitarios que abarcan todos los aspectos generales de la cría de animales en explotaciones ganaderas.

Para conocer esta información, especialmente la que hace referencia a la cría y la alimentación de la gallina, simplemente hay que fijarse en el primer número que encabeza el código, que va del 0 al 3. Este es el que hace referencia a la categoría del huevo en base a su procedencia, alimentación y cuidados.

Las letras que le siguen a este primer número son las responsables de indicar el país del que provienen los huevos y, las cifras restantes, señalan la provincia, el municipio y la granja en la que han sido producidos. Sin embargo, a pesar de las diferencias de categorías que existen entre los huevos, los de Cobardes y Gallinas se enmarcan dentro de la categoría 1 y no 0. Te explicamos el porqué más abajo, pero antes te desgranamos cada una de estas categorías.

categorías de huevos

Diferencias de las categorías de huevos en base a su procedencia

El bienestar de las gallinas ponedoras, su salud, el espacio en el que se encuentran viviendo y su alimentación son los cuatro pilares esenciales del sistema de producción de los huevos que consumimos. Según la Asociación Española de Productores de Huevos (Aseprhu) y su Guía de buenas prácticas de manejo y bienestar animal en granjas avícolas de puesta, “estas condiciones son los factores que contribuyen a la calidad y a la seguridad de los alimentos que consumimos, además de a la prevención de la diseminación de enfermedades de los animales y al tratamiento adecuado de las mismas”.

En función de todos estos parámetros, los huevos se clasifican en cuatro categorías diferenciadas en base a su procedencia.

Huevos de clase 0

Los huevos de estas gallinas son considerados ecológicos porque más del 80% de su alimentación procede de la agricultura ecológica. Respecto a su cuidado, es el mismo que las gallinas de clase 1: viven en libertad con la posibilidad de cobijarse por la noche o en invierno en naves.

Huevos de clase 1

Son lo que se llaman gallinas camperas. Gallinas que viven en libertad y que, además, son alimentadas con alimentación ecológica, pero en un porcentaje inferior al 80%.

Huevos de clase 2

Las gallinas que producen estos huevos se encuentran viviendo en una nave, pudiendo moverse libremente por ella, pero sin la posibilidad de salir al exterior.

Huevos de clase 3

Son los huevos procedentes de gallinas criadas en jaulas a través de un sistema que permite producir más huevos a cambio de limitar la capacidad de movimiento y el espacio de sus animales.

Otras formas de clasificación de los huevos

Además de la clasificación de los huevos atendiendo a su cuidado y cría, los huevos se catalogan en función de su calidad y su tamaño. Respecto a la calidad: los huevos de categoría A, son considerados aptos para el consumo humano directo y no se lavan ni limpian (son los huevos que encontramos en los supermercados); de categoría B, son huevos de una calidad corriente pero que sí han sido sometidos a tratamientos de limpieza o refrigeración; y, los de categoría C, son los que por determinados controles no pueden ponerse a la venta de manera que se destinan a la industria alimentaria.

También es algo habitual encontrar los huevos clasificados según su talla. Esto solo se realiza con los huevos de clase A, los que van destinados al consumo directo, y se lleva a cabo en función del tamaño y peso.

  • Huevos S: De menos de 53 gramos de peso.
  • Huevos M: De 53 gramos a 63 gramos.
  • Huevos L: Con un peso entre 63 y 73 gramos.
  • Huevos XL: De más de 73 gramos de peso.

La importancia de conocer la categoría de los huevos que compramos

En la actualidad, la revolución de la alimentación que estamos viviendo, sumada a la sostenibilidad del medio y al bienestar animal, hace que cada vez sean más las personas que se replanteen qué clase de alimentos consumen.

Todos estos parámetros conforman un círculo que terminan por afectar al ser humano, desde las condiciones en las que viven las gallinas -fundamentales para lograr una calidad máxima en los huevos que ponen- hasta el tipo alimento que se les proporciona. Todo ello influye de forma positiva o negativa en los huevos y, por tanto, en lo que el consumidor compra.

Este es solo un motivo por el que es de vital importancia conocer las condiciones en las que viven los animales y, por tanto, la clase de huevos que compra. Por eso, cuanta más información tengamos sobre la manera en que se elaboran los productos que consumimos, tendremos mayor información sobre los alimentos que nos llevamos a la boca.

¿Por qué los huevos de nuestras gallinas son camperos y no ecológicos?

Las asociaciones de consumo y protección animal, tanto de la Unión Europea como a nivel nacional, han señalado en numerosas ocasiones que los huevos camperos y los ecológicos son los más recomendados para consumo humano al ser más respetuosos con los animales, además tener una mayor frescura, calidad y sabor. Pero, ¿por qué los huevos de las gallinas de Cobardes y Gallinas forman parte de la categoría 1 y no 0? Es decir, ¿son considerados camperos y no ecológicos?

Los huevos de Cobardes y Gallinas se alimentan con restos de las huertas de la zona en la que viven: restos de higos, bellotas, vegetales… Lo que ocurre es que la trazabilidad de esos alimentos, a pesar de que hayan sido cultivados y cuidados sin ningún tipo de químico, no cuenta con certificado ecológico, de manera que nuestros huevos no pueden ser considerados de categoría 0.

“Ecológico es aquello que cumple con el reglamento de producciones ecológicas legislado y que está certificado con su ejecución”, explica Carlos Terraz, Presidente de la Asociación Europea de Aves Rurales. “El pienso ecológico es un pienso formado por materias primas de origen vegetal ecológicas. Pero ecológico no es lo natural o silvestre, si no lo que se ha producido de acuerdo al reglamento de producciones ecológicas. Por eso se habla del 100% de la materia prima de origen vegetal”.

“El ecológico tiene sentido no por la calidad del producto si no por tener un mundo en su conjunto más ecológico, porque cuando consumes un huevo ecológico estás obligando a una agricultura ecológica, favoreciendo que haya cultivo ecológico, con menos residuos y menos químicos”, concluye Carlos Terraz.